FANDOM


De Ciruelas y Pasteles
Capítulo Anterior
Siguiente Capítulo

De Ciruelas y Pasteles (Of Plums and Pies en inglés) es el capítulo 2 del libro Winds of Salem. Este capítulo se centra en Freya.

Sinopsis

Freya y Mercy son llevadas a la ciudad para que hagan de testigos en el caso contra Goody Brown quien está ciendo acusada de bruja por vender unos pasteles de ciruelas podridos. En la corte, Freya se siente atraída por el apuesto Nathaniel Brooks.

Capítulo

De Ciruelas y Pasteles

Temprano a la mañana siguiente, Thomas Putman llevó a las niñas al centro de reuniones en Salem Town, viajando un buen camino a través de colinas, ríos, ensenadas, y terreno rocoso. Los procesos judiciales que involucran aldeanos todavía tenían que tener lugar en Salem Town, ya que el pueblo no estaba aún totalmente independiente, para su molestia continua. Freya y Mercy habían sido citadas como testigos en el caso de la pelea de las  Goodwifes. Todo el asunto había sido la comidilla del pueblo durante todo un año. Las chicas estarían proporcionando pruebas contra Goody Brown, la acusada, que vivía cerca de la granja Putnam. Mercy había sido una vez empleada de Goody Brown, mientras que Freya iba a menudo a la casa de Brown para comprar o intercambiar productos horneados para la casa de los Putnam. Fue Mercy quien le había ofrecido sus servicios al señor Putman, como ella conjeturó que él estaba cansado de las molestas charlas entre las mujeres y tenía ganas de ponerle fin a todo esto. Él se había ocupado de que Mercy y Freya fueran llamadas como deponentes. Mercy estaba encantada; la chica lista sabía que el viaje iba a significar algo de tiempo libre del trabajo y la oportunidad de visitar la ciudad, que Freya aún no había tenido ocasión de ver. Freya se sintió un poco culpable por las maquinaciones de Mercy, aunque sabía que la chica tenía buenas intenciones. Ellas se sentaron humildemente junto a su amo en la parte superior del carruaje mientras se tambaleaba por el camino de piedrecitas. Thomas era alto, bien parecido, y ancho de hombros, con una imponente, retumbante voz, Gobernó el pueblo de Salem como gobernaba su casa, pero no le gustaba ir a Salem Town porque era algo fuera de su jurisdicción. Las nuevas familias que tenían tierras por el puerto se estaban volviendo cada vez más prósperas que los agricultores de mayor edad como él, y que habían estado abandonando las viejas costumbres puritanas, a su desaprobación. La sola idea de Salem Town solo lo llenó de amargura. Fue allí donde su padre había vivido con su segunda esposa, Mary Veren, la rica viuda de un capitán de barco, casado con ella, mientras que el cadaver de su propia madre apenas se había enfriado. Mary pronto dio a luz a su repugnante medio hermano, Joseph, quien eventualmente heredó demasiado de la propiedad que era legítimamente de Thomas. 

Él se consoló con la idea de que al menos se había asegurado el nombramiento del reverendo. El Sr. Samuel Parris había finalmente ordenado, lo que significaba que el pueblo por fín podría tener su propia iglesia con un ministro que podría dar la comunión y predicar a los miembros pactados en lugar de sólo a una congregación. Con su propia iglesia en el centro de reuniones, los aldeanos ya no tenían que viajar dos veces a la semana—una buena caminata de tres horas de la ciudad portuaria al culto, como faltar a la iglesia era una infracción penada. Él condujo en silencio, con una expresión adusta en su rostro, las chicas a su lado, con sus gorros y blusas recién lavadas y fregadas en el río secadas al sol para que luzcan más brillantes. Ellas no se atrevían a pronunciar una palabra a menos que el sr Putman se dirigiera a ellas. Había una brisa, pero el sol era dulce contra las mejillas de las chicas a medida que las ruedad giraban y chirriaban  sobre las piedras en el camino. Cruzaron sobre el río por un puente chirriante, tablones gimiendo sobre las ruedas, ya habían llegado a su destino.

El centro de reuniones estaba lleno de demandantes y demandados, aunque hubo muchos que vinieron solo por entretenimiento, apretandos en las bancas y galerías, o de pie en la parte posterior. Hace un año, Goodwife Diffidence Brown había comprado diez libras de ciruelas a Faith Perkins. Goody Brown preparó tartas con las ciruelas y las vendió en el mercado. A la semana siguiente, Goody Brown dijo que sus clientes regresaron a su puesto quejándose de que las tartas que compraron habían sido incomibles, que sabían tan "pútridos como un pescado podrido". Brown alegó que todos los clientes que compraron sus tartas ahora pedían un reembolso, el cual ella dio con prontitud. Las presuntas ciruelas dañadas había causado a Goody Brown "tremendo dolor y perdida financiera". Cuando Goody Brown se quejó con Goody Perkins sobre el tema, Perkins se negó a hacer restitución de tales rumores. "Te di las más gordas, jugosas, y más dulces. No hay nada malo con mis ciruelas, y como toodo el mundo en el pueblo de Salem sabe, ustéd es una bruja mentirosa, Goody Brown". Ella no se creía ni un poco la historia de Goody Brown. Los más probable que es que Goody Brown tuviera una situación difícil y solo esté tratando de hacer unos peniques extra. No estaba por debajo de ella. Una riña y una tiradera de pelos se produjo.

Goody Perkins Entonces afirmó que cuando Goody Brown se alejó del umbral de su casa, Goody Brown "empezó a murmurar y regañar extremadamente," y Goody Perkins oyó a Goody Brown decir claramente: " Yo te daré algo, puerca gorda!". Goody Perkins afirmó que Goody Brown la había maldecido, y que ella era una moza y una bruja. Casi inmediatamente despues, el bebé de Faith Perkins dejó la enfermería y cayó enfermo, Perkins casi pierde a su pequeño. Entonces uno de sus cerdos " fue tomado con extraños ataques, saltando arriba y abajo golpeando su cabeza contra la valla, después apareció ciego y sordo", y murió de "una forma extraña e inusual". Esta primavera, los árboles en su huerto de ciruelas no habían florecido, y ella temía no tener ciruelas que cosechar.

El magistrado, un comerciante de especias cuyo suspiros en voz alta dejaban más que claro que tenía mejores cosas que hacer, carraspeó y calmó tanto a la demandante como a la demandada, que habían comenzado a discutir de nuevo. "Orden en la sala!, Ustedes Goodwives me están provocando un dolor de cabeza". La gente en el centro de reuniones murmuró. "¡Orden", volvió a llamar, y luego pidió al alguacil que llamara al primer declarante: Mercy Lewis. El magistrado miró a Mercy y con voz aburrida preguntó "¿Qué dice el declarante?" "No sé lo que me ha dicho, sr magistrado, ¿hay alguna pregunta?", preguntó Mercy, Las personas en la galería rieron. Mercy miró a Freya, quien a su vez le sonrió alentadoramente. "Bueno", dijo el comerciante de especias mostrando su diente de oro. "El declarante es testigo de la parte demandada, Goody Brown, ha hecho ella algo inusual? Maleficium? Alguna vez le hizo algún daño a usted mientras trabajó para ella? ¿Es ella una mujer mañosa?". El frunció el ceño de una manera que parecía como si estuviera tratando de no reírse. Entonces su rostro se puso solemne, y miró inquisitivamente a Mercy.

"¿Maleficium?"—Preguntó ella.

"Latín para travesura, maldad, brujería!".

"Goody Brown posee una fuerza inusual," Dijo Mercy. "Ella puede cargar muchos sacos de harina de una sola vez."

Los señores del centro de reuniones volvieron a reir.

El magistrado se burló, '"¿Algo más?"

"El otro día, con la otra sirvienta del hogar Putman—donde ahora trabajo—Freya, visitamos a Goody Brown, y ella nos mintió. Ella trató de engañarnos cuando negociamos por harina, añadiendo piedras para el peso. Lo hizo, ella puede ser codiciosa. Vi esto muchas veces de primera mano cuando trabajé para ella".

"Siguiente Testigo!" gritó el magistrado, interrumpiendo a Mercy mientras miraba abajo entre sus papeles.

Mercy fue llevada lejos. Freya pasó al estrado. A diferencia de Mercy, Freya no quería hacer ninguna acusación. Ya habían muchas relaciones cascarrabias en el pueblo, por así decirlo, y ella no quería meterse en ningún problema o causar mala sangre entre ella y los vecinos. Sí era su opinión de que Goody Brown estaba mintiendo sobre las ciruelas. Pero Freya sabía con certeza que Goody Brown no era ninguna bruja, una muy grave y peligrosa acusación.—La pena sería la soga. Si alguien aquí era una bruja, esa era la misma Freya, esto hizo que sus mejillas ardieran al momento de hacer juramento, recordando lo que había pasado con la mantequera y la escoba.

Personajes

Winds of Salem

Salem: Primavera 1692
Una Guerra VioletaDe Ciruelas y PastelesSecretosFloreciendoSr. Brooks y Srta BeauchampLa Propuesta.
North Hampton: El Presente: Vispera de Año Nuevo:
Lo Que los Sueños Pueden TraerTiempo del HermanoLos Recién CasadosLa Chica Más Importante de Su VidaDe Dioses y HombresSalón de los RechazadosDetective NobleLa Caverna en el BosquePeleando Fuego Con FuegoLa Familia PerfectaDe la Boca de los NiñosAdiós, Bebé, Adiós.
Salem: Mayo de 1692
Hacedora de MilagrosLevanta el Techo¿Agradecerle Al Cielo Por las Pequeñas?Whish BrujaLabios FlojosAmor y MatrimonioLos Inmortales
North Hampton: El Presente Día de San Valentín
Los Golpes del MartilloLos Tres de la FamiliaDiarios de Un ManitasMi Novio Ha RegresadoEl Precio de AdmisiónTequila SunsetShower the PeopleEl Precio de Admisión, Parte 2Adonde las Cosas RegresanPon Un Anillo En ÉlEl Precio de Admisión, Parte 3El Monstruo Al Final del MundoFechas CorredizasEl Hijo del TramposoMadre Diosa
Tiempo en una botella: Salem, North Hampton: Pasado, Presente
Amigo de la FamiliaViuda NegraBifurcación en el CaminoCrisolEl Hombre de BlancoPor la Madriguera del ConejoCita Con la MuerteChicas AlfaNémesisEl Diario de FreyaEn el País de los Ciegos...el Tuerto es el ReyPersiguiendo al GansoLa Muerte de la PrimaveraEl Amor de Una Vida Entera
North Hampton: El Presente: Pascua
Dejado AtrásUna Boda Entre los FuneralesLos Viajes Más Largos Comienzan Con Un Simple PasoLos Amores de Su Vida

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.