FANDOM


Diary of the White Witch - Parte 3
Parte3
Guía de Capítulos
Anterior
Parte 2
Siguiente
Parte 4

Parte 3Editar

Domingo, 24 de Abril.

Habitación del Hospital Beth Israel, Ciudad de Nueva York.

Los doctores me dijeron que dormí durante cuarenta y ocho horas, y cuando desperté, tenía mi cabeza  vendada en una gaza, y estaba conectada a todo tipo de aparatos innecesarios. Mi largo sueño había sido confundido por un coma, a pesar de que los rayos x no mostraron ningún tipo de conmoción cerebral u otro daño grave. Probablemente haya ido sanando cuando me transportaron al hospital. Mi teoría es que quedé atrapada en el lugar, probablemente debajo de un asiento, cuando el tren se volcó, por eso no hay huesos rotos. Mi diario y mi iPhone estaban en la mesita de noche del hospital cuando desperté.

"Eres un milagro!" dijo la enfermera cuando entró en mi habitación. "Vaya accidente de tren! Todavía están hablando de eso en las noticias." Ella me dijo que mi hermana había venido a visitarme y que volvería; Freya había visto el accidente y la carnicería en las noticias, como retiraban los cuerpos; fue así como me localizó en el hospital. La enfermera dijo que tuvieron que hacer mucha fuerza para poder quitarme el cuaderno de bitácora de mis manos cuando me trasladaban. Yo iba murmurando la palabra "negra" en mi sueño.

"¿Qué significa "negra"? Preguntó la enfermera, a lo que Ingrid se encogió de hombros, fingiendo no tener ni idea.

He aquí lo que recuerdo: Hubo un fuerte ruido, y el vagón tembló como si se estuviera separando del tren. Nos vimos envueltos completamente por una niebla gris, por lo que no se podía ver nada más allá de las ventanas. Todo quedó en silencio. Me puse de pie, sosteniendo el diario en mi pecho. De repente los pasajeros del vagón estaban dormidos, y fue ahí cuando me di cuenta de que todo esto estaba dirigido hacia mí. ¿Acaso estaba siendo desafiada? Podía sentir la presencia de uno de mi propia especie cerca. "¿Quien eres? ¿Eres del Consejo Blanco?", le pregunté, molesta. Yo ni siquiera había usado mi magia en esa mujer en la estación, sólo miré. Yo seguí las reglas. He seguido esas malditas reglas por siglos!

Todavía nos movíamos por las vías, pero el vagón estaba desacelerando. "Muéstrate!" Le desafié. Reí. Lo hice. Realmente no pensé que más podría suceder. Pensé que esto era como un jalón de oreja por una pequeña infracción. "Bueno, continúa con—"

Apenas pronuncié esas últimas palabras algo chocó contra el lateral del vagón. Esto claramente no era el Consejo Blanco. Esto era otra cosa. Algo maléfico, malvado. Nos golpeó de nuevo, pero con tan tremenda fuerza que el vagón se salió de la vía, se volcó, y acabamos rodando por una pendiente, mi cuerpo golpeando contra los asientos y ventanas, todos en el vagón girando como ropa en la secadora. Era un remolino de impresión e impotencia, huesos rotos, y dolor. Me desmayé.

Sólo el adolescente y yo sobrevivimos. Él está en el centro de traumas. Los otros no tuvieron tanta suerte. La madre y el niño murieron, junto con otros cinco.

Entonces me di cuenta de que yo sabía que algo iba a pasar. Lo había sentido pulsando justo debajo de la superficie; la mujer colapsando en la plataforma, la extraña sensación súbita en el aire después de que Margaret me dejó en la estación; el trabajador de Amtrak apareciendo de la nada, diciéndome que subiera al último vagón; el apuesto hombre que me sonreía y luego desapareció — los dos, tal vez eran la misma persona?.

"Negra..."

Ciertamente. Era magia negra, y de la más poderosa y letal. Hubo un aumento de la misma en la estación, y ahora que lo pienso, yo lo había intuido. Estoy demasiado oxidada. Socavó la vida de esa pobre mujer que colapsó. Algunos son susceptibles de esa manera, su fuerza vital es usada como combustible. Pero, ¿quien tendría la audacia de practicar magia después de la restricción? ¿Y magia negra, no obstante? Lo suficientemente poderosa como para mandar volando un tren fuera de su carril. ¿Quien siquiera posee ese tipo de poder? Quien sea, ciertamente no soy rival para él.

Ahora más que nunca estoy convencida de que debo estar con mi familia. Algo está por pasar. Esto era sólo una advertencia, y sólo unidas podremos combatirla.

Puedo sentirlo tan pronto como las puertas del elevador se abren en mi piso, olía como una ráfaga en un campo de narcisos, terroso, rico, bondad salvaje, y leche y miel. Mi hermana Freya está aquí!

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar