FANDOM


Royals
Información del Capítulo
Libro

Triple Moon

PDV

Molly Overbrook

Orden de Capítulos
Anterior
American Pie
Siguiente
Rescue Me

Royals es el capítulo 4 del libro Triple Moon.

Personajes

Capítulo

"¡Pequeño...! ¡Has derramado jalea de frambuesa en mi blusa de Alexander McQueen! ¡Esta fue una de las últimas piezas que diseñó antes de suicidarse!" Molly miró desesperadamente hacia abajo a la gran mancha que se extendía sobre su escote y fulminó a Henry con la mirada. "Esta pieza", dijo ella, con su voz temblando con indignación, "es un tesoro... o por lo menos era un tesoro." Molly retrocedió a una distancia segura de las manos sucias del niño. Él gritaba de alegría ante su angustia, con el lodo rojo goteando por su barbilla. Al menos estaba contenido en su silla alta y no podría venir tras ella a hacer más daño.

Matt, Ingrid, Jo, y Mardi, todos acordonados alrededor de la isla de la cocina, como si nada hubiera pasado, preparando macarrones con queso ("Caseros, nunca de una caja!") y mordisqueando los restos de los deliciosos pasteles de fresa y ruibarbo fuera de este mundo que Ingrid y Jo habían horneado para darle a las gemelas la bienvenida a su hogar. Nadie parecía remotamente preocupado de que este demonio en pañales acababa de arruinar una blusa invaluable, una de las piezas clave del armario de Molly, un clásico de seda color crema y negro a rayas con un corsé incorporado. McQueen la había diseñado expresamente para su musa Annabelle Neilson. Sólo habían tres en existencia, la de Annabelle, la de Giselle, y la de Molly.

Molly estaba en shock. Y la regla de "nada de magia en la casa" significaba que no podía hacer nada para remover la mancha hasta que estuviera afuera, y para entonces sería probablemente demasiado tarde para que sus poderes salvaran la situación.

Matt e Ingrid iban a una fiesta esa noche en Fair Haven, la que describieron como una gloriosa mansión histórica en su propia isla privada frente al pueblo. La Isla Gardiner fue llamaba, por la familia Gardiner, el más antiguo y adinerado de los clanes de North Hampton. Supuestamente la casa había sido sometida a una fabulosa renovación y esta fiesta iba a ser la revelación. Habían por lo menos trescientas personas invitadas. Matt e Ingrid esperaban que a las chicas no les importara si salían en la noche de su llegada, pero no podían resistir la oportunidad de ver lo que los Gardiner habían hecho con el lugar.

Molly no podía creer que iba a tener que quedarse en casa con estos niños, mientras había una fiesta allá afuera donde ella de hecho podría ser capaz de presumir algunos de sus atuendos y tener un poco de diversión. Después de unas horas en este lugar olvidado por Dios, ella ya estaba sintiéndose un poco marginada. Preservando la dignidad frente a su trágica situación, anunció que subiría a su cuarto para cambiarse por algo más apropiado para la noche en casa. Pero cuando se dirigió a la escalera, fue golpeada por una brillante, si obvia, idea.

"Hey," dijo ella. "Ingrid, Matt, ustedes no nos necesitan realmente a las dos para cuidar a los niños, ¿verdad? Quiero decir, estoy segura de que Mardi podrá manejar la situación. Ella es genial con los niños. Ella cuenta historias increíbles. No les importa si voy con ustedes, ¿cierto? ¿Conocer a algunas personas? No es como si fuera a pasar el rato en ese bar guarro el North Inn."

"El North Inn es donde mi hermana Freya trabaja." Ingrid dijo con total naturalidad.

Molly sintió los ojos negros de Mardi sobre ella, desdeñosa y victoriosa. A Mardi le encantaba cuando Molly hacía el ridículo. No hace falta decir que el sentimiento era mutuo. "Bueno, estoy segura de que es un bar muy guay." Molly trató de dar marcha atrás. "Quiero decir, ¿cómo puede no serlo? Todo lo que digo es que me encantaría visitar Fair Haven y conocer gente." Ella ya estaba pensando en lo que se pondría. Podía ver que a Ingrid y a Matt no les molestaría. Ahora todo dependía de su hermana.

Ingrid agregó un gran trozo de mantequilla en algunos penne de trigo integral con queso cheddar rallado y vertió la mezcla en una fuente para horno de barro. "Bueno, supongo que por nosotros está bien, ¿verdad, Matt?" Él asintió con la cabeza, rociando migas de pan recién triturado de una barra de pan del día anterior, en la mezcla para pasta de su esposa. Ellos realmente eran un equipo, pensó Molly. Un fastidio que solo vaya a durar un par de décadas. ¿En qué estaba pensando Ingrid?. Los mortales estaban para jugar, no para casarse con ellos. ¿Acaso Ingrid no había recibido el memo? ¿No se suponía que ella era la inteligente por aquí?.

"¿Te importa si voy, Mardi?" Preguntó Molly con irritación.

"¿Tu crees que yo quiero ir a alguna tonta fiesta al estilo Gatsby?" Mardi hizo el gesto de vomitar metiéndose el dedo en la garganta.

"¡Muy bien! ¡Gracias! Iré a vestirme." Uf.

"¡Pero me debes una!" La voz de Mardi la siguió por las escaleras.

Molly optó por una minifalda de gamuza mantecosa que subía la cremallera en la parte delantera y trasera, que compró la primavera pasada durante un largo fin de semana en París. Su Papi la había llevado con él a un viaje de negocios, pero por supuesto no tuvo tiempo para ella, así que le dio su tarjeta de crédito para mitigar su culpa. Era un blanco tan fácil, su padre, sentía tanta culpa por no pasar tiempo con ellas. Ella combinó la falda con una sencilla blusa de color rubor y mules plateados que su personal shopper había escogido para ella de una imagen que había visto en una revista Vogue italiana.

A medida que Molly, Ingrid, y Matt cruzaban el puente a la Isla Gardiner en el Subaru marrón de la familia, los espíritus de Molly se elevaron. Las dunas que rodeaban la mansión de Fair Haven estaban encendidas en un dorado feroz con antorchas gigantes. La casa en sí era brillante y atrayente. Este podía no ser un verano tan aburrido después de todo. Después de que el valet llevó su auto al crepúsculo, ellos andaron por un camino bordeado de arbustos con peonias blancas iridiscentes en plena floración. La multitud, notó de inmediato Molly, estaba bien vestida en su mayor parte, de una forma algo esnob y de muy buen gusto. No estaba nada mal. Así le gustaba más. A lo largo de los grandes ventanales, podía ver lo que parecía un salón de baile adornado con candelabros barrocos, iluminados con velas de cera. En algún lugar fuera de vista, una banda afinaba suavemente sus cuerdas. Una flauta pícara trinó y se quedó en silencio.

Cuando una camarera le entregó a Molly una copa de champán y rechazó con un gesto una bandeja de entremeses, sintió un par de ojos puestos sobre ella con una intensidad sorprendente. Estaba sonrojada por dentro. Antes de darse cuenta, una mano grácil se había llevado lejos su copa y le entregó otra. Su champán tenía menos burbujas que la primera. El color era más oscuro, parecía más que vino.

"Prueba esta mejor," dijo una voz suave. "Es de cosecha. Estás demasiado linda esta noche para estar bebiendo brut."

"¿Demasiado linda esta noche?" el instinto coqueto de Molly surgió. Volteó su sedosa cortina de pelo negro azulado hacia atrás para mirar de frente a su interlocutor. "¿Por qué sólo esta noche?"

"No sólo esta noche. Sino especialmente esta noche." La voz pertenecía a un joven impresionante de unos diecisiete años. Su piel era color oliva, su pelo negro azabache, y tenía pómulos cincelados. Sus ojos azules brillaban en un llamativo contraste con sus rasgos oscuros. Llevaba una chaqueta azul marino sobre una camisa a medida de lino blanco con un monograma discreto en el puño de la camisa: las iniciales TG en delicada seda del rojo más oscuro. ¿Podría él ser uno de los hermanos Gardiner que eran dueños de Fair Haven?.

Como si hubiera leído su mente, se presentó. "Bienvenida a Fair Haven. Soy Trystan Gardiner. Llámame Tris."

"Molly Overbrook," le extendió la mano para que la sacudiera. Ella se sorprendió al encontrarse a si misma un poco nerviosa.Usualmente era ella la que intimidaba a todos los chicos. Pero Tris era totalmente genial, tranquilo, y gracioso, mientras que ella tenía mariposas en su estomago. Al mismo tiempo que chocó su copa de champán con la de él, su mano tembló ligeramente. "Hermosa casa," se las arregló para decir.

"Sí, es maravilloso regresar. Mi familia ha estado alejada de aquí durante mucho tiempo. Hasta hace unos diez años, Fair Haven era una reliquia. No había nadie en esta isla excepto las águilas pescadoras que anidan por todas nuestras playas. Todavía hacen sus hogares aquí, por supuesto."

Él estaba en un internado en Inglaterra, y sus hermanos mayores habían supervisado una completa restauración de la casa y sus terrenos. Ellos se habían ido otra vez, viajando por el mundo, y él se quedó a vivir en la casa con su madrastra. Él le hizo gesto a una inmaculadamente arreglada mujer mayor que estaba a unos cuantos pies más lejos por el camino iluminado con antorchas, llevaba un traje Chanel veraniego y tacones de dos tonos, estaba enfrascada en una conversación con Ingrid y matt, probablemente acerca de los acabados y artefactos de iluminación.

"Entonces," dijo Molly, "¿Cómo te las arreglas en North Hampton? ¿Hay algo que hacer aquí?"

Él la observó con apreciación, sus brillantes ojos negros azulados, cabello en cascada, y músculos de la pantorrilla tensos en sus mules plateados. Era como si estuviera esculpiendo una obra maestra con su aguda mirada azul. Molly nunca se había sentido tan hermosa, y eso era decir algo.

"Mmm," repitió su pregunta: "¿Hay algo que hacer aquí?" Su sonrisa era a la vez perversa y ganadora. "Bueno, ciertamente lo hay ahora que te he conocido, Molly Overbrook."

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar